Esquizofrenia: La enfermedad por lucro de la psiquiatría

La vida puede ser a veces un verdadero desafío. Puede ser de hecho muy dura. Una familia que se enfrenta a la situación de un miembro gravemente perturbado e irracional puede volverse desesperada en sus intentos por resolver la crisis.

¿A quién pueden acudir cuando esto sucede?

De acuerdo con los psiquiatras, uno debería consultarles a ellos como los expertos en salud mental. Pero ese es un engaño, como muchos han descubierto.

La Dra. Megan Shields, una doctora familiar que ha ejercido la profesión por más de veinticinco años, y miembro de la Junta Asesora de la Comisión de Ciudadanos por los Derechos Humanos, advierte lo siguiente: “los psiquiatras no saben nada sobre la mente, tratan a las personas como nada más que un órgano en la cabeza (el cerebro) y tienen casi tanto interés en la espiritualidad, la medicina estándar y la curación, como un verdugo tiene en salvar vidas”.

En la película, Una Mente Brillante, se representa a John Nash, ganador del Premio Nobel, como una persona que depende de los últimos avances en drogas psiquiátricas para impedir una recaída a la “esquizofrenia”. Pero esto es ficción de Hollywood, pues el propio Nash niega la representación que se hace de él en la película, de que haya estado tomando los “medicamentos más recientes”. Al momento de recibir el Premio Novel, Nash no había tomado ninguna droga psiquiátrica desde hacía veinticuatro años y se había recuperado naturalmente de su trastorno.

 

VER AQUI: Informe      17-03-2012